Energía no mantendrá la rentabilidad actual a las renovables y la revisará en 2020

0
– El Gobierno advierte al sector de que no actuará al finalizar el primer periodo regulatorio en 2019 para mantener la actual “rentabilidad razonable” en el 7,3% a la inversión que fijó Soria en 2013, según ponen de manifiesto en El Confidencial.

Según recoge este digital, el Gobierno no está dispuesto a mantener el actual nivel de la conocida como ‘rentablidad razonable’ al finalizar el primer periodo regulatorio 2014-2019 que fijó la reforma eléctrica de José Manuel Soria. El Ejecutivo está transmitiendo a diferentes actores del sector que no actuará de cara a 2020 para que el interés que paga a las plantas actualmente, que ya supuso un fuerte recorte de primas comprometidas anteriormente con los inversores, siga siendo del 7,38% por la inversión realizada, según han confirmado varias fuentes próximas al Gobierno.

La normativa establecida en 2013 vinculaba la rentabilidad de las plantas de energía verde a la obligación del Tesoro a 10 años más 300 puntos básicos. Así se fijó el interés en el 7,38%. Al término de 2019, puede revisar los parámetros retributivos, el valor sobre el que gira la rentabilidad razonable. Sin embargo, el Ejecutivo revisará entonces el valor del bono, pero no está dispuesto a modificar el diferencial de tres puntos porcentuales como le pide el sector para mantenerse como hasta ahora, lo que aboca a los inversores de renovables a otra nueva rebaja de la rentabilidad. Tampoco quire modificar la ley que impida que estas inversiones de la primera década de los años 2000 dependan del precio del bono soberano de antes de 2020.

Para la revisión de la retribución de las plantas renovables, el Ejecutivo tiene que añadir un diferencial a la media del precio del bono durante los 24 meses anteriores a mayo de 2019. Si el Gobierno mantiene este diferencial en 300 puntos, a nadie del sector se le escapa que su rentabilidad desde 2020 se enfrenta a una nueva rebaja. Los pronósticos que hacen los expertos financieros en ningún caso estiman que el bono supere el 2% (lo que significa una caída de más de dos puntos porcentuales de rentabilidad entre la otorgada en 2014 y la que habrá a partir de 2020).

Actualmente, el interés del bono español se sitúa en el 1,3%. Desde 2014, los expertos ya vaticinaban una fuerte caída del mismo, dadas las fuertes bajadas de interés implementadas por el Banco Central Europeo.

El Confidencial destaca que, según diferentes asociaciones y grandes empresas de renovables, si se revisa a la baja la rentabilidad razonable de los proyectos a finales de 2019, el sector podría quedar en una “situación económica muy vulnerable”.

De confirmarse este nuevo recorte, responsables del sector aseguran que se intensificarán los problemas financieros que arrastran algunas de las plantas que se construyeron con un altísimo porcentaje de crédito bancario. Según cálculos del ramo, hay más de 40.000 millones comprometidos en este tipo de inversiones de energía renovable con las entidades financieras. El recorte afectaría a cerca de 20.000 megavatios de potencia instalada de diferentes tecnologías (fotovoltaica, eólica, termosolar, etc.) a finales de la década pasada, bajo unas condiciones retributivas mucho más generosas.

La reforma que implementó Soria ponía unas condiciones estándar hipotéticas para retribuir a todas las plantas que entraron dentro del régimen específico. Sin embargo, los expertos señalan que estas condiciones no se dan en muchas plantas, por lo que la supuesta ‘rentabilidad razonable’ no alcanza la cifra del 7,38% prometida.

“Si baja aún más la retribución, habrá plantas que no podrán seguir adelante y saltarán por los aires sus planes de negocio”, asegura un experto conocedor del negocio de la fotovoltaica en España. “El problema podría extenderse más allá de los bancos, ya que después de todos estos años los bancos que acumulen activos problemáticos de este tipo puede que hayan empezado a sacarlos fuera de su balance y los hayan colocado en paquetes derivados”, lamenta.

Otro nuevo recorte de rentabilidad a las renovables añadiría presión a los pleitos judiciales. No hay que olvidar que recientemente el CIADI condenó al Reino de España ante la reclamación de un inversor internacional por los sucesivos recortes retributivos en sus plantas. Si se revisa la rentabilidad a la baja en 2020, los inversores tendrían un motivo más para denunciar su situación. En este sentido, incluso hay abogados del Estado que estarían recomendando que se mantenga la rentabilidad en el nivel actual, algo que a día de hoy no pasa por los planes del ministro Nadal. Otras fuentes aseguran que si se baja la rentabilidad del 7,38% actual, volverán a llover demandas contra el Ejecutivo.

Compartir.

Dejar comentarios